Pasa muy a menudo, una enfermedad te impide ir a trabajar, unos dolores crónicos, una afección respiratoria, una alergia, una indisposición por la que el médico te aconseja no salir de casa a determinadas horas… cualquier situación de las mencionadas anteriormente puede ocasionar un grave problema económico en tu casa, ya que si no trabajas y no te pueden dar la baja no cobras y de esta manera no tienes ingresos. La solución dependiendo siempre del tipo de trabajo que se tiene pasa por trabajar desde casa. No es tan difícil, solo hay que proponérselo y se puede hacer sin mayor problema.

Trabajando en una oficina es muy fácil realizar el trabajo desde casa, hoy en día todo está digitalizado por lo que el trabajo te puede llegar por email al instante. Pero vamos a empezar por el principio, si te has decidió a trabajar en casa lo principal es crear un espacio dedicado exclusivamente a u trabajo, una oficina o despacho en casa en el que pondrás todo lo que necesitas, puedes empezar por comprar el material de oficina online, así ahorras tiempo, dinero y  no tendrás ni que salir de casa para hacerlo.

Cuando ya tengas todo lo necesario, una buena silla, un escritorio, una impresora multifunción… solo tendrás que ponerte unos objetivos y por supuesto unos horarios. Si cuando ibas a la oficina trabajabas de nueve a dos, ahora harás lo mismo, aunque estés en casa, no dejes tu puesto de trabajo nada más que para servirte un café o para ir al baño, olvida eso de que como trabajas desde casa tienes más tiempo, es falso, el tiempo vuela cuando se trabaja desde casa, es como si las mañanas no rindieran, es como si el tiempo se parara en la oficina y fuera más rápido en casa, por eso no caigas en la tentación de levantarte de la silla para hacer otras cosas, así mal camino estas cogiendo, sigue la rutina de la oficina, lo horarios de la oficina y veras como sacas el trabajo sin ningún problema. Si llaman no abras la puerta, haz cuenta que no estás en casa, haz cuenta que sigue en la oficina y todo irá sobre ruedas, envía los email y el reporte de trabajo siempre al final de la jornada, no lo dejes para después, tu jefe debe de llevar un control. Si lo sabes hacer, puede estar bien.