Barcelona es una de las ciudades más importantes de España y, es más, la ciudad que más turistas recibe cada año estación tras estación. Una fuente inagotable de clientes potenciales. La ciudad condal estña dividida en distritos municipales  cuyos inicios se encuentran en la década de los ochenta. En total son diez los distritos: Ciutat Vella, Ensanche, Sants-Montjuic, Les Corts, Sarriá-San Gervasio, Gracia, Horta-Guinardó, Nou Barrís, San Andrés y San Martín.

En líneas generales, puede decirse que el distrito es  la unidad territorial más grande de la ciudad catalana, una unidad que consiguen descentralizar la política y la administración de la misma, contando con una capacidad de decisión y autonomía tanto en la gestión económica como administrativa en diferentes ámbitos.

Esta división de la ciudad en distritos es muy importante para la organización de la gestión de publicidad por parte de las empresas dedicadas al buzoneo ya que facilita enormemente la fracción de zonas, calles y barrios a la hora de empezar la acción. A partir de ella, se irá delimitando por secciones el trabajo de cada profesional del buzoneo según el número de portales y hogares presentes en cada calle.

LA PUBLICIDAD EN MANO

Todos los días, en cada paseo por las zonas más céntricas de Barcelona, nos encontramos con muchos chicos y chicas que reparten publicidad de diferentes negocios. Desde ofertas hoteleras pasando por descuentos suculentos en restaurantes de comida rápida (o no tanta), de menú diario, o con los precios de la peluquería más cercana. La publicidad en mano sigue presente en nuestras vidas igual que ocurre con el buzoneo Barcelona.

Por ello, es fundamental que el viandante sea respetuoso con estos profesionales que sencillamente están ejerciendo su profesión. No cuesta nada abrir la mano y recoger la información que se ofrece en el pequeño panfleto. Quizás nos encontramos ante una ganga que nos cambiará la vida o nos ayude en la adquisición de regalos para cumplir. O nos abra el apetito después de una jornada agotadora y conozcamos a nuestro restaurante de confianza.

Recibir publicidad en mano es práctico y muy cómodo para los clientes aunque muchos de ellos en ocasiones se quejen de ello. Para empezar, recibes información totalmente inmediata de negocios cercanos a la zona en la que te encuentras por lo que resulta sumamente activo y práctico. Además, también te permite conocer los precios de esos negocios, sus ofertas y todo lo necesario para saber si te convence o no su propuesta.