Aunque no lo parece, la retribución de los empleados es uno de los aspectos sustanciales para determinar el crecimiento de una empresa. Y es que si los empleados son retribuidos de forma justa y trabajan en un clima en el que se sienten cómodos son mucho más eficientes y pueden ayudar a que la empresa evolucione.

¿Por qué una buena retribución es importante para la empresa?

La mentalidad de un empresario está siempre enfocada a optimizar cualquier proceso dentro de su empresa y así maximizar las ganancias que puedan obtenerse por el trabajo conjunto de sus empleados. La importancia del capital humano dentro de una empresa es vital para que esta siga en marcha ya que el dueño del negocio no siempre tiene el tiempo ni los conocimientos necesarios para que el negocio funcione correctamente y, por tanto, requiere de personal que le ayude a lograr sus objetivos.

Son tres los aspectos relevantes enlazados a la retribución de los empleados que determinan lo comprometido del capital humano con el logro de objetivos dentro de la empresa, estos son:

Clima laboral

Un clima laboral agradable ayudará a que el empleado se sienta cómodo con el puesto de trabajo que tiene; la retribución justa para cada empleado ayuda a que este clima mejore.

Reducción del absentismo

Uno de los indicios de la reducción del absentismo es, sin duda, el que los empleados sean retribuidos de forma justa. Diversos estudios dan cuenta que los empleados faltan a los trabajos en los que sienten que no les pagan lo debido para el puesto que desempeñan.

Identificación con la empresa

Si un trabajador se encuentra identificado con la empresa en la que labora aportará todos sus conocimientos y capacidades en bien de la empresa.

¿Cómo gestionar la retribución de los empleados?

Existen dos formas de gestionar la retribución de los empleados y, dependiendo de la política de la empresa y el acuerdo contractual realizado con el empleado, se puede utilizar una u otra.

Retribución variable

Una política de retribución variable está orientada a empresas en las que se realicen las retribuciones en función de los objetivos logrados por un equipo de trabajo al que pertenece el trabajador. Esto motiva a que cada equipo se comprometa más para lograr en menos tiempo las metas planteadas.

Retribución flexible

La retribución flexible permite a los empleados realizar una optimización en su sueldo a través de la obtención de servicios o productos de la empresa como forma de pago, algo que a la larga le permitirá pagar menos impuestos sin dejar de recibir la misma cantidad de dinero.

Sin importar cuál sea la forma de gestionar la retribución se recomienda utilizar un software de retribución encargado de aligerar la carga laboral generada al intentar llevar un correcto control.