Los inicios de una empresa siempre son complicado y se necesita tanto confianza en ello como ayuda por parte de profesionales para que la empresa tenga éxito (como por ejemplo, toda la información que encontrarás en www.ventadesociedades.info/). Después de tener claro el tipo de empresa que se quiere crear (o comprar), establecer el organigrama de trabajo y encontrar el público  a quien va dirigido, el tema económico es de vital importancia para que tu empresa pueda empezar a rodar a ritmo constante.

Hacerse con una fuente confiable de capital supone la posibilidad de mantenimiento, crecimiento y estabilización de la empresa durante los primeros meses/años. Lo primero que el empresario suele buscar es autofinanciación, es decir, a partir de sus propios ahorros, fiar su capital a su empresa, su sueño.

Otras variantes parecidas son las del financiamiento a partir de conocidos, familiares y amigos (siempre que sean absolutamente fiables y confiables). Las ayudas del Estado y la petición de capital a bancos a través de créditos están a la orden del día. Lo que sí que es inadmisible es el uso de la tarjeta de crédito personal para costear los gastos de tu empresa. Divide y vencerás.

EL CROWDFUNDING COMO MÉTODO DE AYUDA ECONÓMICA

Conseguir el capital no es tarea sencilla (salvo honrosas excepciones), pero cada vez hay más recursos y herramientas con las que ayudarse. Por ejemplo, muchos artistas, escritores y profesionales de las artes audiovisuales se sirven del método de crowdfunding para poder llevar a cabo sus proyectos, un tipo de micromecenazgo cada vez más utilizado por empresarios independientes y emergentes en el ámbito cultural.

En este caso, se trataría de empresas pequeñas que para poder lograr ciertos objetivos (llegar a más público, participar en concursos, sonar en radio potentes) necesitan contar con herramientas con las que darse mayor visibilidad. Estas herramientas serían, por ejemplo, la grabación de un disco, un ep, un videoclip o costearse los gastos básicos de una gira.

Para ello se sirven del crowdfunding, es decir, el mecenazgo de antaño pero modernizado. Si bien el mecenazgo de la época moderna sólo suponía dar un apoyo económico para conseguir fama como apoderado, en la actualidad, esta ayuda económica que se aporta, se ofrece a cambio de un regalo por la colaboración. Las aportaciones pueden ser desde los diez euros hasta más de 500 euros y tener como recompensa dese chapas, discos, posters, bolsos, entradas a conciertos o a la premier o conciertos privados.