En muchas ocasiones al alquilar una oficina, no disponemos de un gran capital y nos tenemos que “conformar” con algo más minimalista. Quizás se nos empiecen a amontonar cajas de trabajo, ordenadores, metamos a más trabajadores en menos sitio. Y cuando llega la hora de recibir a las visitas no sabemos dónde meterlos. Entonces o recurrimos a los bares o entramos en pánico intentando adecuar nuestro despacho a los clientes.

Quizás no tenemos una mesa grande, ni un proyector para que vean de la forma más minuciosa nuestro proyecto y vayamos a comprarlo con prisas. Todo esto se soluciona en un centro de negocios, ya que disponen de salas de reuniones totalmente equipadas y sin ningún gasto adicional. Además podrás contratar catering o café para que tus clientes o colaboradores se encuentren a gusto en todo momento. Podrás hacerlo con https://centrodenegociosrbt.com/.

Te lo dan todo hecho, solo tienes que pedirlo y ¡listo! Tanto para reuniones o para hacer formaciones o presentar un proyecto, encontrarás aulas y salas con todos los materiales que necesitemos. Además de tener un domicilio fiscal, un teléfono sólamente para tu empresa, servicio de recibimiento y de correspondencia.

 

Emprender un negocio implica perder mucho tiempo

Contratar un servicio como el alquiler despachos Madrid en RBT Business, significará ahorrar todo el tiempo de elegir oficina y hacer cuentas, además no tendrás que pensar en los muebles ya que las oficinas vienen ya amuebladas y con todo lo que puedas necesitar para tu negocio.

Podrás contar, además, con un servicio de secretariado que responderá las llamadas por ti en caso de que te encuentres reunido o en un descanso.  El servicio de correspondencia también viene incluido dentro de las ofertas de los centros de negocio en Madrid, así como poder solicitar un servicio de asesoramiento o cualquier otro tipo de servicio como caterings, coffe break, etc.

Y si aún no lo tienes claro o quieres que tu empresa sea solo algo extra por el momento, ni siquiera tendrás que tener una oficina física ni tendrás que pagar por ella: podrás alquilar un despacho por meses, días e incluso por horas; además hay una opción que se llama oficina virtual, en la que podrás trabajar desde casa. Tendrás todo lo anterior (opción a sala de presentaciones, aulas, teléfono de empresa, correspondencia y todo ello trabajando desde dónde quieras) pero sin tener que pagar un despacho.