El acoso sexual en el lugar de trabajo es un problema recurrente en muchas empresas, sin embargo, la mayoría de veces, quedan impunes por miedo a las represalias o a la pérdida del empleo. Pensando en ello, en este artículo, explicaremos en más profundidad sobre lo que es el acoso sexual en el trabajo y cómo defenderse ante estos eventos, ¡siga leyendo!

¿Qué es el acoso sexual en el trabajo?

El acoso sexual ocurre cuando alguien acosa a un colega de trabajo, generalmente tomando ventaja de su posición de autoridad, intentando conseguir favores sexuales.

Contrariamente a la creencia popular, los hombres también pueden ser víctimas de acoso sexual, aunque la mayoría de las víctimas son mujeres.

Existen también, casos de hombres que acosan a hombres y mujeres que acosan a mujeres.

En cualquier caso, el acoso sexual es un delito tipificado y castigado con prisión dependiendo de su país de origen.

Si la víctima es menor de 18 años, la pena puede aumentar hasta en una tercera parte.

Aunque el delito requiere que el atacante esté en una posición superior al de la víctima, varios Tribunales Regionales del Trabajo han reconocido que el acoso sexual también puede ocurrir entre compañeros del mismo rango dentro de la empresa incluso en hospitales, por ejemplo si eres un auxiliar de enfermería.

¿Qué caracteriza al acoso sexual en el trabajo?

El acoso sexual se caracteriza por una situación de insistencia por parte del infractor en incomodar a la víctima.

Puede manifestarse en chistes de naturaleza sexual, insinuaciones, gestos maliciosos, toques o llamadas insistentes en momentos inapropiados, en chantaje, y en el peor de los casos, el autor podría utilizar la violencia para tratar de forzar el contacto sexual.

Una situación completamente es la de mostrar interés por un colega, sin faltarle respeto, en este caso, no habría ningún problema.

¿El acoso sexual en el trabajo genera una indemnización?

Si el acoso sexual en el trabajo, le está generando a la víctima, sufrimiento psicológico, que puede culminar en depresión, el miedo de trabajar con el agresor, de denunciar o perder su trabajo. Se puede optar, por el derecho a la indemnización por daños morales.

¿Qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo?

Si usted está sufriendo acoso sexual en su lugar de trabajo, la primera acción que debe realizar es decirle no al acosador, con toda la firmeza y precisión posible.

Si el problema persiste, informe a los compañeros de trabajo y pida ayuda para reunir todas las pruebas contra el agresor.

Lleve el problema al departamento de Recursos Humanos de la empresa o a los jefes del agresor, y en caso se confirme el acoso, el empleador está autorizado de despedir al autor de tal agresión.

Si aun así el problema no se resuelve, busque la estación de policía más cercana, haga un informe y tome acciones legales.

Evidencia

Para presentar una denunciar debe presentar pruebas contra el acosador. Debido a la dificultad de probar el acoso sexual, muchas personas, por desgracia, se quedan en silencio y terminan perjudicándose personal y profesionalmente. Sin embargo, en este tipo de delitos se acepta como pruebas, grabaciones que se pueden realizar con el celular de la víctima. Lo importante es que no se calle y no acepte este tipo de situación.

Prevención

No se puede negar que el acoso sexual es un problema grave y que no puede ser ignorado. Por desgracia, es un problema social que ha obstaculizado los ambientes de trabajo y en especial a las mujeres, por lo tanto, deben ser resueltos con políticas de prevención en el área de la educación en las relaciones laborales. Ante esta realidad, surge una verdad: es mejor prevenir que tratar de arreglar, por lo que la prevención es la mejor filosofía. Un consejo importante en esta dirección es cuidar de sus relaciones: mantenerse alejado de las personas que se las pasan hablando de todo lo que tiene que ver con sexo. En el ambiente de trabajo es importante mantener la relación de manera profesional y respetuosa, no permitiendo intimidades.