En un principio, en la primera  etapa de la vida del pequeño, el pediatra juega un papel esencial,  no sólo en lo que se refiere al reconocimiento del recién nacido,  asimismo en las indicaciones que este debe hacer a los progenitores.

Aparte de estimularles a fin de que lean y se notifiquen sobre el desarrollo del bebé, su alimentación, las enfermedades propias de la niñez, las distintas etapas del desarrollo neurológico y madurativo.

Una vez en casa tendrás que elegir accesorios, vigilabebes.es/te ofrece lo que necesitas para el cuidado y seguridad que necesita el pequeño.

La relación con otros pequeños o bien  de qué manera encarar las posibles contrariedades que pasen en el desarrollo del bebé para de esta forma  encarar juntos, progenitores y pediatra, la supervisión del adecuado desarrollo del pequeño.

Estas son ciertas reglas básicas para los primeros días hasta el momento en que los progenitores puedan efectuar la primera consulta al pediatra y comenzar de este modo  las visitas periódicas establecidas en el control del pequeño sano.

Estas normas son solo orientativas y, como es natural, no reemplazan las indicaciones del pediatra de cabecera, al que debemos preguntar siempre que exista la más insignificante duda.

imagesYI4MH4G1

LA  LACTANCIA MATERNA  MUY RECOMENDADA PARA EL BEBÉ

Al salir del centro de salud  la nueva mamá ya tiene cierto  adiestramiento en la técnica de la lactancia materna merced  a los médicos, enfermeras y auxiliares de donde ha dado a luz. Además de esto, ya nota que le sube la leche o bien  al menos, el calostro (la primera leche). Incluso de esta manera, la relevancia de efectuar una adecuada nutrición del pequeño  justifica que incidamos de nuevo en comprobar esta técnica.

Primeramente hay que coger al bebé por la espalda, situándola paralela a la de la madre. Esta debe estar sentada con la espalda recta y apoyada sobre el respaldo de una silla o de un sillón; sobre todo es esencial que esté cómoda, sin tensiones musculares que puedan ocasionar contracturas.

De esta manera, hay otras situaciones, como tumbada en la cama, que pueden servir siempre que cumplan el requisito básico de comodidad para la mamá y el bebé.

Otro consejo es que a la hora de la toma del bebé, la duración cambia, no te obsesiones con el tiempo, debes dejar al pequeño al pecho hasta el momento en que  se aparte o bien veas que ya no quiere más. Es esencial que vacíe un pecho ya antes de ofrecerle el próximo en tanto que la parte más calorífica y grasa está al final de la toma.